Blog de vegetalsbiocosmetik

CUIDADO FACIAL (III)



HIDRATACION


La hidratación tiene que ver con todas las capas de la piel, profundas y superficiales. Se trata de su contenido de agua.

La manera principal para mantener una piel hidratada es beber suficiente agua y alimentarse correctamente. 

La piel en sí es una membrana y su misión es ser impenetrable. Es imposible hacer que penetren elementos hidrófilos en ella mediante la aplicación de un producto. Así que lo que llamamos hidratación en realidad se trata de la aplicación de productos que puedan evitar la pérdida de agua natural de la piel.

Pero sí que podemos mejorar el cemento intracelular que compone las capas de la piel con lípidos complejos. De manera que los mejores hidratantes para la piel son los Aceites Vegetales. Estos tienen la capacidad de penetrarla. 

Las cremas hidratantes están compuestas por fases acuosas, aceites y emulsionantes. Suelen contener gran cantidad de ácidos grasos complejos que son capaces de colarse a través de la capa córnea y ayudar a mejorar la calidad del cemento intracelular. La alimentan con vitaminas, antioxidantes y ácidos grasos complejos.

Pero en realidad el agua de las cremas hidratantes no va a penetrar la piel, pero sí va a ayudar a convertir esos Aceites Vegetales en algo menos graso que aplicar a tu piel en el caso de que no te guste la sensación de aplicar directamente el Aceite.

Aunque conociendo bien los Aceites Vegetales podemos hacer de ellos nuestras hidratantes perfectas. Lo importante es que sean vírgenes de primera presión en frío y bio. 

Hay aceites adecuados para diferentes tipos de piel. Y hay aceites que valen para todos los tipos de piel, como el Aceite Vegetal de Jojoba. Es un imprescindible que no puede faltar en el cuidado facial de alguien amante de la Biocosmética natural. 

aceite de jojoba


Aunque hay Aceites Vegetales y Aceites Esenciales para todo tipo de situaciones y estados de la piel.

La piel es un órgano vivo. Hay diferentes factores que alteran su estado, tanto internos como externos. Puedes tener una piel saludable pero estar pasando por un momento de estrés que va a alterar su estado. La temperatura, la estación del año, el nivel de humedad, la toma de medicamentos, la ansiedad, la alimentación y el entorno, son importantes a la hora de determinar cuál es el estado de la piel y cuál es el tratamiento hidratante adecuado para cada momento. 

Existen muchos productos en el mercado Bio para ayudarte a tratar tu piel. 

Fluidos Faciales Hidratantes: Estos suelen tener una textura muy ligera y es adecuado para pieles grasas y mixtas. 

Cremas Faciales Hidratantes: Tienen textura cremosa y las hay para todo tipo de pieles.

Aceites Faciales: Son de textura aceitosa lógicamente y pueden prepararse mezclando Aceites Vegetales y Aceites Esenciales para conseguir la fórmula adecuada para cada momento y para cada tipo de piel. 

Hay pieles maduras, pieles secas, pieles grasas, pieles mixtas, pieles normales y pieles sensibles. Y nuestra piel puede ser a lo largo del año todas estas pieles. 

Las pieles maduras se benefician de la Rosa, la Rosa Mosqueta, el Argán, el Aguacate,la Jojoba, el Coco, la Rosa Damascena, y de productos muy ricos en ácidos grasos. Aceites Faciales bien formulados y Cremas muy ricas en Aceites de Calidad. 

Las pieles normales se llevan muy bien con la Rosa, el Bambú, la Jojoba, el Sesamo. Fluidos ligeros elaborados orgánicamente.

Las pieles secas necesitan Aceites con alto poder reestructurante y penetrantes, Rosa, Jojoba, Argán, Aguacate, Rosa Damascena, Sésamo, Coco. 

Las pieles mixtas Caléndula, Jojoba, Bambú, Sésamo.

Las pieles sensibles responden muy bien a la Caléndula y el Coco. 

Estos son solo algunos de los Aceites Vegetales que la Naturaleza nos ofrece como regalo para poder aumentar nuestra salud y belleza. 


Los factores hidratantes siempre se aplican con la piel totalmente limpia. Es recomendable usarlos tantas veces al día como lo pida la piel. 

Por la mañana nos gusta más una fórmula ligera y por la noche antes de ir a descansar una más aceitosa y con mayor concentración de principios activos.

La manera más adecuada de aplicar estos aceites es calentándolos sobre la palma de la mano y aplicarlos con un agradable masaje. En pocos minutos habrán penetrado en la piel y estarán haciendo su estupenda labor. Además de hacernos disfrutar de un estupendo momento.

La Naturaleza dispone de todo lo que necesitas para tu salud y belleza. Aprende a mimarte con ella.


Celia Sanz

(Colaboradora Vegetals&Biocosmetik)



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: